Test UX, test de experiencia de usuario, test de user experience, como quieras llamarlo


UI, UX, IxD… ¿has oído hablar alguna vez de estos términos y te suenan a chino?

En primer lugar, quiero que diferencies estos tres términos para no confundir conceptos:

  • UI (Diseño de Interfaces): se centra en el sistema del producto, en su interfaz, apariencia y superficie.
  • UX (Experiencia de Usuario): se centra en el usuario y la experiencia que se quiere lograr.
  • IxD (Diseño de Interacción): se centra en el contacto entre el usuario y el sistema.

 

Hemos hablado del test de concepto, del test de producto, pero… ¿qué hay de la experiencia?

 

Nuestro interés hoy es la Experiencia de Usuario (UX), especialmente su investigación, una herramienta clave para cualquier estudio de mercado.

 

 ¿Qué es la Experiencia de Usuario (UX)?

 

Ya veníamos comentando en otras entradas del blog, y lo repito en esta: el paso más importante de toda investigación de marketing es conocer y comprender a los usuarios, sus motivaciones y necesidades; y que es lo que están buscando exactamente.

 

La experiencia de usuario o user experience es la percepción, sentimiento y respuesta que las personas tienen hacia un producto o servicio. Aunque normalmente pensamos en productos digitales, la UX no se limita a ellos y se aplica también a productos no digitales.

 

Vamos a resumir a rasgos generales las características de la experiencia de usuario en los siguientes conceptos:

  • Usabilidad: un diseño fácil de entender y sencillo de utilizar es esencial. El usuario debería poder utilizar el producto o interactuar con él de forma instintiva y sin la necesidad de muchas instrucciones, para reducir al máximo el tiempo que emplea en entender el producto.
  • Utilidad: aunque sea reiterativo, vuelvo a hacer hincapié en la importancia de satisfacer las necesidades y deseos del usuario. Tu producto o servicio debe tener un fin, un propósito…si no, ¿para qué quieres lanzarlo al mercado?
  • Accesibilidad: teniendo en cuenta que no todas las personas tenemos la misma capacidad de aprendizaje y de adaptación, el producto o servicio que pretendas lanzar al mercado tiene que ser accesible para todo el mundo. Es decir, tiene que estar diseñado de tal manera que todo tipo usuario pueda acceder de manera fácil e intuitiva.

 

Ahora que sabemos de qué va esto, vamos a centrarnos en la investigación: investigación en experiencia de usuario o investigación en UX o investigación en user experience, como quieras llamarlo.

 

Investigación en experiencia de usuario (UX)

 

Las empresas de investigación de mercados utilizamos la investigación en UX para analizar y obtener información sobre las necesidades, comportamientos y motivaciones de los usuarios, con el fin de ofrecer a las empresas la oportunidad de poder diseñar productos y servicios ajustados a sus clientes potenciales.

Este tipo de investigación nos aporta información a la hora de diseñar desde la visión del cliente final. De esta manera podremos ponernos en la piel del cliente final, evitando que lo diseñemos pensando en nosotros mismos, que no somos los usuarios finales.

Todo este proceso se realizará mediante un estudio: test de experiencia de usuario o test UX.

 

¿En qué consiste el test de experiencia de usuario?

 

Lo primero de todo, y como recomendación, es importante conocer a los usuarios a los que nos vamos a dirigir, aquellos que usarían tu producto o servicio: los user persona; algo parecido a buyer persona, un término muy utilizado en marketing para representar a tu cliente ideal, pero esta vez no queremos saber quién es nuestro cliente ideal sino la persona que podría darle uso a nuestro producto. En ocasiones, el buyer y el user persona, son el mismo usuario, pero no siempre es así.

Para que me entiendas, el user persona es cliente actual de tu producto y quieres que pruebe tu nueva plataforma y el buyer persona no es cliente todavía, pero podría serlo, ya que tu producto puede satisfacer sus necesidades. (A esos user persona es a los que tenemos que hacerles el test de usuario).

Además, es conveniente crear un mapa de experiencia de usuario. ¿Y eso qué es?

Hemos detectado a nuestros users persona y ahora los tenemos que clasificar.

Aunque cada persona es única, singular e irrepetible, es verdad que siempre podemos encontrar patrones que se repiten y en este caso no va a ser menos. En base a esos patrones vamos a crear nuestro mapa de experiencia de usuario que va a abarcar todo el recorrido del usuario desde su primera interacción con nuestro producto hasta su objetivo final. Con esta herramienta vas a tener la posibilidad de conocer la experiencia de tus clientes en cada punto de contacto.

 

Vale, bien, pero… ¿qué es el test de experiencia de usuario?

 

El test de experiencia de usuario, comúnmente conocido como test UX, es un estudio que se centra en evaluar cómo los usuarios interactúan con tu producto, servicio o sistema, con el objetivo de identificar áreas de mejora para crear una experiencia más intuitiva y satisfactoria.

 

¿Cómo funciona?

Lanzamos nuestro producto digital a un grupo de personas y nos sentamos a observar y analizar el comportamiento de los usuarios al interactuar con el producto. Durante estas pruebas, los participantes realizan una serie de tareas específicas mientras los investigadores, nosotros, recogemos información sobre su comportamiento, comentarios, críticas y cualquier dificultad con la que se encuentren.

 

Aunque, dependiendo de la metodología que empleemos esto no siempre es así…Lo veremos cuando hablemos de metodología.

 

Ventajas del Test UX

 

 

 

 

  • Detectar problemas: las empresas tienen la posibilidad de detectar problemas y errores antes del lanzamiento.
  • Mejorar la experiencia del usuario: optimizar la interacción para que la experiencia sea más agradable e intuitiva.
  • Comprender al usuario: diseñar productos que realmente resuelvan las necesidades del consumidor.
  • Diferenciación competitiva: mejorar la experiencia del usuario puede ser una ventaja competitiva frente a otros que están haciendo lo mismo que tú.

 

Ahora hablemos de metodología…

 

Entramos en materia… ¿cómo llevamos a cabo el test de experiencia de usuario?

 

Estos son los métodos que más se utilizan en la investigación de experiencia de usuario. Un paso previo a la aplicación de cualquiera es una prueba individual del producto o servicio digital; eliges a un grupo de tus users persona y les invitas a probarlo. A menudo se combinan los distintos métodos para obtener una visión más completa y detallada de las necesidades y comportamientos de los usuarios:

 

  • Encuestas: la investigación se realiza a través de envío de formularios, en los que se realizan preguntas para evaluar las preferencias, actitudes, características y opiniones de los usuarios. Aunque la encuesta es un método importante dentro de la investigación en UX, y en la investigación comercial en general, presenta varias limitaciones que debemos tener en cuenta. Entre estas limitaciones destacamos principalmente la carencia de profundidad en las respuestas, es decir, la encuesta no permite profundizar en las razones detrás de ciertos comportamientos o actitudes de las personas encuestadas ni aclarar dudas o preguntas ambiguas. La solución a estas limitaciones es complementar este método con otros métodos cualitativos, como entrevistas en profundidad y focus group con el fin de recoger una opinión de los usuarios más detallada y precisa.

 

  • Entrevistas en profundidad: tras esa prueba inicial de la que hemos hablado, se procede a una entrevista, en la que los participantes son: un usuario y un moderador. En esta entrevista se podrán explorar las necesidades, frustraciones, posibles problemas y preferencias del usuario. Básicamente nos ofrece una perspectiva amplia para conocer y entender el “por qué” del comportamiento de la persona entrevistada.

 

  • Focus group: consiste en reuniones con un grupo pequeño de personas donde se discuten temas específicos con relación a tu producto o servicio bajo la supervisión de uno o varios moderadores que proponen y guían la conversación. El moderador se asegura de abordar todos los temas relevantes e invita a que los participantes interactúen y compartan sus opiniones libremente. Este método puede generar una gran variedad de perspectivas que serían difíciles de obtener de forma individual en entrevistas en profundidad. Aunque, por otro lado, esta dinámica grupal puede influir en las opiniones individuales de cada persona y algunos participantes pueden sentirse presionados a conformarse con la opinión de los más vocales y en consecuencia, dejan de expresar su verdaderas percepciones.

 

 

En cualquier caso, se trata de estudios ágiles, con metodologías muy centradas en dar respuesta a las preguntas de negocio, y sin grandes inversiones. Como ejemplo, es habitual realizar test UX para evaluar una aplicación móvil con entre 8 y 12 entrevistas en profundidad. Eso hace que los costes de estos proyectos sean bastante contenidos.

 

 

Metodologías Lean y Scrum

 

Centrándonos en el desarrollo de productos digitales, las metodologías Lean y Scrum son muy populares. Ambas enfatizan la iteración rápida y la retroalimentación continua para mejorar el producto de manera ágil y eficiente. Es decir, el producto se desarrolla y se testa de forma ágil, sin esperar a haber realizado inversiones tan costosas que posteriormente sea difícil de reorientar. Es mejor testarlo en fases mucho más incipientes, en las que la inversión es todavía media, y contrastar así con las personas usuarias que el producto responde a sus necesidades.

 

Simplemente a modo de recordatorio sobre estas metodologías:

 

  1. Lean UX: se enfoca en la experimentación rápida y la validación temprana de hipótesis mediante la recopilación de feedback.
  2. Scrum: utiliza ciclos de desarrollo cortos y enfocados (sprints) para iterar y mejorar el producto basándose en las necesidades del usuario.

 

Ejemplos prácticos:

 

En productos digitales:

  • Aplicaciones móviles: un estudio UX podría involucrar pruebas de usabilidad con usuarios reales para identificar problemas de navegación y accesibilidad.
  • Plataformas web: mediante encuestas y entrevistas en profundidad, se pueden descubrir las frustraciones y necesidades del usuario.

 

En productos no digitales:

  • Electrodomésticos: la investigación UX puede ayudar a diseñar interfaces más intuitivas para hornos inteligentes, facilitando su uso para personas mayores.
  • Servicios bancarios: mediante focus groups, se pueden identificar barreras en la experiencia de cliente al interactuar con servicios presenciales y digitales del banco.

 

Conclusión

 

Llegados a este punto, es evidente que la investigación en experiencia de usuario (UX) no es solo una etapa más en el proceso de desarrollo de productos, sino una pieza fundamental que puede determinar el éxito o el fracaso de un proyecto.

 

Con el Test UX tenemos la oportunidad de ponernos en la piel de nuestros usuarios y entender sus verdaderas necesidades. Ponte en la piel de tus usuarios, entiende sus necesidades y mejora continuamente.

 

Cada interacción, cada comentario y cada aportación te llevan a estar mas cerca de tus usuarios, o de tus users persona…

 

¡No dudes en contactarnos para llevar tu producto al siguiente nivel con la investigación en UX!