Test de producto: ¿qué es?


¡Alerta spoiler!

 

Ya tenemos el prototipo…

 

 

Si ya has leído nuestra entrada sobre el test de concepto, sabes que esa es solo la primera cita con el mercado. Pero… ¿qué pasa cuando nuestra idea ya tiene una forma física? Pasamos al siguiente paso: el test de producto.

 

¿Qué es un test de producto?

 

Mientras que, en el test de concepto evaluamos una idea o concepto abstracto, en el test de producto ya tenemos algo más tangible: un prototipo, una maqueta o incluso el producto físico terminado.

Esto nos permite ir más allá de la simple opinión y analizar otros aspectos como la funcionalidad, el diseño y la experiencia general del usuario.

Si tras realizar el test de concepto, obtenemos una respuesta positiva, podemos pasar a diseñar un prototipo de lo que va a ser nuestro producto o servicio. Es decir, pasamos a materializar nuestra idea. En este proceso surge un marco de precios de referencia y algunas ideas sobre el posicionamiento que se desea.

 

Bien, pero… ¿qué es exactamente el test de producto?

 

Un test de producto es un tipo de investigación de mercado que permite a las empresas evaluar la reacción, aceptación y usabilidad de un producto o servicio antes de su lanzamiento.

Por lo tanto, la misión de este tipo de estudio es determinar si tu producto o servicio tiene todas las características para satisfacer las necesidades de tu público objetivo. Te permite conocer si el producto encaja en el mercado antes de su lanzamiento.

En este proceso, el objetivo es buscar un feedback real y concreto sobre como funciona nuestro producto o servicio en un entorno cotidiano y cuál es el valor percibido por los consumidores.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, el decisor, el consumidor y el descriptor pueden ser personas distintas, por lo que es fundamental comprender las necesidades y perspectivas de cada uno de manera individual.

 

Te pongo un ejemplo: imagina que queremos testar una nueva cafetera de alta gama especial para oficinas. En este caso, el decisor es la persona que decide qué productos se adquieren para la oficina, en la mayoría de los casos la directora o director de la empresa. Las personas consumidoras serán las empleadas o empleados de la empresa que trabajan en la oficina, que será las que usen la cafetera a diario. Y la persona descriptora, será la especialista que tiene conocimientos sobre cafeteras y recomienda una u otra.

Cada uno de estos roles tiene un objetivo final, el decisor centra sus necesidades en el coste de la máquina, su durabilidad y en las preferencias de sus empleados; el consumidor busca que la cafetera sea fácil y rápida de usar y que la calidad del café sea buena; y el descriptor prefiere que su instalación sea sencilla.

Es importante que la empresa entienda las necesidades y perspectivas de cada uno de estos tres actores para asegurar que la cafetera no solo se venda bien, sino que también sea bien recibida por quienes lo usarán y recomendarán.

 

Además, es fundamental destacar el tipo de producto que vamos a testar. Si se trata de un producto alimentario y que requiera cata, hay que tener en cuenta todos los riesgos asociados a ello y ser extremadamente cuidadoso. En este contexto recomendamos:

  • Garantizar las condiciones sanitarias del producto.
  • Garantizar la conservación del producto y las condiciones estándar de preparación.
  • Tener en cuenta y tomar medidas para posibles alergias o intolerancias.

 

Para la prueba de otros productos como por ejemplo los textiles, se deberán tener en cuenta las condiciones de temperatura y asegurar que el ambiente sea cómodo para la persona que va a probar el producto.

 

Ventajas del test de producto

 

Este tipo de estudio es clave en el desarrollo de cualquier producto; nos permite asegurarnos de que vamos por el buen camino en el desarrollo de nuestro producto. Y además, hacerlo de forma ágil.

Pero… ¿sabes cuáles son sus ventajas?:

 

Ventajas del test de producto

 

 

Para que puedas entender de qué va esto, te explicamos cada una de las ventajas a continuación:

 

  • Reducir el riesgo:

 

El riesgo es un factor inevitable que siempre está presente en cualquier proyecto. El test de producto juega un papel importante en este proceso ya que reduce significativamente el riesgo antes de lanzar tu producto al mercado, permitiendo un uso eficiente de los recursos que tienes disponibles.

 

  • Identificar problemas y errores:

 

Tienes la posibilidad de identificar problemas y errores antes del lanzamiento de tu producto o servicio. Esto puede incluir defectos técnicos o problemas de usabilidad que no se han podido detectar hasta que no has materializado tu idea.

 

  • Feedback directo de tu público:

 

El test de producto ofrece la oportunidad de obtener el feedback directo de tus potenciales clientes. Con ello puedes conseguir información detallada sobre como los usuarios perciben tu producto o servicio, qué les atrae, qué les gusta, qué no y qué mejorarían para que éste sea más atractivo.

 

  • Y todo ello de forma ágil y a bajo coste. Por eso su uso es muy frecuente en el marco de metodologías de desarrollo de producto Agiles como Scrum.

 

Es preciso detectar de forma rápida si los desarrollos que estamos realizando tiene sentido para los primeros adoptantes de nuestro producto. De manera que podamos reorientar el desarrollo en fases muy tempranas, antes de que continuar invirtiendo recursos en el desarrollo de nuestro producto o servicio.

 

 

Hablemos de metodología…

 

Cuando se trata de probar un producto, hay varias metodologías que podemos usar, y aquí es donde se pone la cosa interesante. ¿Qué método elegimos?

 

En este tipo de estudio podemos utilizar tanto técnicas cualitativas como cuantitativas. Al igual que en un test de concepto, entre las técnicas cualitativas que podemos poner en marcha están: las entrevistas en profundidad y los focus group. Y la diferencia está en que, en esta ocasión, podremos utilizar técnicas cuantitativas, ya que la idea ha dejado de ser genérica y tenemos entre manos algo más sólido. En este caso, podremos realizar encuestas, sean telefónicas o en línea. Con todo esto, podremos recopilar información y analizarla para sacar conclusiones lo más realistas posible.

 

Por otro lado, en un test se puede probar un solo producto o más de uno, veamos:

  • Test monádico: en las pruebas monádicas, cada persona entrevistada prueba un solo producto o servicio. En este tipo de test, el protagonista es un único producto y el objetivo es evaluar su rendimiento, funcionalidad y experiencia de usuario de forma individual.  Es el tipo más realista de prueba, ya que en el mundo real el consumidor prueba únicamente uno y lo evalúa con relación al producto que compra habitualmente.
  • Test de comparación por pares: en este test, se enfrentan dos productos cara a cara. Se presentan a la persona que entrevistamos y se le pide que elija su favorito o que compare sus características. En ocasiones, uno de los productos puede ser de un competidor. La prueba puede ser secuencial, de manera que se entrega un producto para ser probado y tras recoger la opinión se entrega el segundo.

 

¡Si quieres saber más de metodología, habla con nosotros y te lo contaremos todo!

 

En resumen…

 

Resumiendo… el test de producto es un paso fundamental en el desarrollo de cualquier nuevo producto o servicio. Nos permite transformar una idea abstracta en una realidad tangible y evaluar su aceptación en el mercado antes del lanzamiento oficial. Este proceso no solo reduce significativamente los riesgos, sino que también ayuda a identificar y corregir problemas técnicos y de usabilidad, asegurando que el producto final cumpla con las expectativas de los consumidores.

Mediante las metodologías empleadas, tanto cualitativas como cuantitativas, obtenemos el feedback directamente de nuestro público objetivo, lo que nos permite realizar los ajustes necesarios y mejorar la propuesta final.

Este tipo de estudio es el antecedente de metodologías UX (User Experience) aplicadas entre otras al testeo de aplicaciones. Pero este será contenido de una nueva entrada…

 

En definitiva, el test de producto es clave para garantizar el éxito en el mercado. Si estás desarrollando un nuevo producto y quieres asegurar su aceptación, no dudes en implementar un test de producto en tu estrategia.

 

¿Quieres saber más sobre cómo llevar a cabo un test de producto efectivo? ¡Contáctanos y te ayudaremos a descubrir todo lo que necesitas saber para triunfar!